Revista Nueve-Seis

La verdad no es lo que parece

Pedro Infante vs Jorge Negrete

negrete-vs-infante_590x395Samantha Michelle Mtz.

“La gente dice sincera 
cada que se hace un casorio, que el novio siempre la quiera, 
si no que le hagan velorio… 

Para esta novia no hay pena, 
pues va a tener buen marido… 
Por que Bueno es cosa buena 
¡Por lo menos de apellido!”

Un despliegue de fuerzas charras y varoniles es el duelo de coplas entre Pedro Infante y Jorge Negrete en la película Dos tipos de cuidado. Ambos son íconos mexicanos, adorados y admirados por el público. Enmarcan el cine mexicano y son de los grandes referentes de la época de oro. Dos tipos de cuidado nos muestra la rivalidad de dos hombres, que no sólo se quedó en pantalla sino, se dice, trascendió fuera de ella.

Jorge Negrete empezó antes su carrera artística, logrando un reconocimiento previo a Pedro Infante. Forjó su fama trabajando fuertemente en el extranjero y consolidándola en México filmando la película ¡Ay Jalisco, no te rajes!. Como dato curioso, Negrete se negaba a portar el traje charro, no consideraba que le representara, al igual que la música ranchera no era su primera opción. Probablemente la razón era que México acababa de salir de su etapa revolucionaria, el ser charro no tenía tan buena imagen y se podía relacionar más con revueltas y pobreza.

Negrete hizo un cambio. Fusionó la imagen del charro con elegancia, galantería, fuerza, nacionalismo y firmeza. La imagen charra cambió y causó sensación. Jorge Negrete representaba al nuevo mexicano, lo que los hombres (aunque lo negaran) querían ser y envidiaban mientras que las mujeres lo anhelaban. Una anécdota que tuvo lugar en España nos permite entender mejor la fama y trascendencia de Negrete. Al llegar a Sevilla y ser asediado infinitamente por la mujeres, el mexicano preguntó con descaro: “Pero bueno ¿qué no tienen hombres aquí o qué?”. Así era Jorge Negrete.

Pedro Infante empezó su auge algunos años después. Un hombre con una pinta carismática y amigable se abrió puertas en el negocio artístico. Empezó cantando, después incursionó en la actuación y de ahí fue imparable. La facilidad con la que se desenvolvía, el buen trato con quien se le acercara le hizo ganarse el corazón de los mexicanos. Pedro Infante era el hombre que representaba a la mayoría de la población, el estandarte de lo bueno que es ser mexicano.

La primera vez que Negrete e Infante se encontraron, Pedro tuvo muy buena impresión. Acorde a su viuda María Luisa León, el originario de Sinaloa le contó: “¡Qué bueno es Jorge Negrete, viejita! ¡Qué gran compañero es! Lo mismo en el teatro que en el set… ¡Cuánta nobleza y gallardía tiene! Siempre que cantamos a dúo, él baja la voz, para que la mía luzca… Tú sabes que él es un gran barítono, mientras tu viejo tiene una voz muy pequeña”. 

237347801_8ff9f9101f_z

Tiempo después se empezó a hablar de una rivalidad. Negrete al ver el éxito de Infante y su facilidad de encajar en cualquier papel, supuestamente le dieron celos, al ser Jorge encasillado en charro cantor. Carlos Monsiváis recoge en su libro Las leyes de querer, una anécdota contada por uno de los mejores amigos de Pedro Infante: Francisco Sodja. Éste cuenta que un día al llegar a los estudios Azteca se escucharon dos disparos después de que Pedro Infante cruzara la puerta. Alarmados corrieron a ver lo acontecido. Jorge Negrete había disparado y le dice a Pedro con seguridad: “No te espantes, chaparrito, la cosa no es contigo. Es que estaba limpiando mi pistola y se me fueron esos tiros. Dispensa el susto que te di ¿No?” Comenzó el pleito. Pedro Infante y Jorge Negrete se hicieron de jalones y después de golpes. Sodja asegura que Pedro tenía arrinconado a Jorge y éste ya sangraba. Cuando le hicieron entrar en razón, Infante se limitó a decir: “Este cuatito no da el ancho”.

DownloadedFile

Se decía que tenían una amistad imperfecta. A pesar de las rivalidades mostradas, se tenían detalles y cantaban juntos. En alguna ocasión Jorge Negrete acompañó a Pedro a llevarle serenata a su novia, Irma Dorantes.

Ambos actores son íconos de México. Otorgaron un nacionalismo en una época donde el ubicar qué era ser mexicano estaba algo disperso. El cine contribuyó a unir personas e incluso a crear leyendas, como la de estos dos. Escoger entre Pedro Infante o Jorge Negrete queda a juicio propio, pero probablemente lo más adecuado sería dar un empate entre los dos. Estrellas que perdieran a través de los años y siguen enamorando generaciones. Sin duda son dos tipos de cuidado, orgullo mexicano.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada en septiembre 13, 2013 por en Actualidad, Cultura y etiquetada con , , , , , , , , , , , .
A %d blogueros les gusta esto: